Nanodepartamentos en Antofagasta defendidos con nanoargumentos: columna de opinión del académico Martín Arias-Loyola

La presente columna de opinión fue publicada y difundida por diarioantofagasta.cl :

Recientemente ha habido una gran discusión sobre los llamados “nanodepartamentos”, producto de una nota de “El Mercurio” sobre la “tendencia” a vivir en minúsculos espacios desde 17 metros cuadrados[1]. Éstos han sido defendidos férreamente por personas directamente vinculadas al negocio inmobiliario, tal como se defiende al equipo favorito: con pasión y gritos, en lugar de una razón rigurosa. Los argumentos tienen una superficialidad tragicómica: que son eficientes, que están de moda en países desarrollados, incluso que ayudarán con el déficit habitacional de ciudades como Antofagasta, entre otras payasadas.

Por respeto al tiempo e inteligencia del/la lector/a, presento un breve análisis de esa defensa corporativa. Primero, los nanodepartamentos de 17 metros cuadrados son más pequeños que una mediagua promedio entregada por Un Techo para Chile, que mide desde 18 metros cuadrados[2]. Estas construcciones de emergencia (énfasis en la palabra emergencia) pueden ampliarse, lo que no ocurre con los nanodepartamentos. Si está dispuesto a vivir en un espacio tan pequeño, le recomiendo comprar una mediagua, sale mucho más barata y tiene un metro cuadrado más para estirar las piernas.

Segundo, plantear los nanodepartamentos son “tendencia” en ciudades globales como París, Hong-Kong y Nueva York es totalmente falso. Al contrario, esos casos son utilizados por la literatura del Urbanismo y la Geografía Económica como ejemplos de ciudades que superaron esa indignante práctica alrededor de la década de los 90s. Las mismísimas Naciones Unidas ven con preocupación los lugares donde existen viviendas con espacios menores a 20 metros cuadrados por persona[3]. Incluso en ciudades con altísima demanda por vivienda como Londres o Melbourne (donde he tenido la suerte de residir), existe una preocupación pública y civil por asegurar viviendas no menores a 20 metros cuadrados por persona. Los departamentos más pequeños (de una pieza) en el centro de Londres, por ejemplo, promedian los 46 metros cuadrados[4].

Tercero, comparar una ciudad pequeña como Antofagasta (alrededor de 389.000 habitantes) con una ciudad global como Hong-Kong (7,3 millones de habitantes), es como comparar mandarinas con planetas. No sólo por la escala, sino por elementos relacionados con la oferta y demanda del mercado inmobiliario; la cantidad de amenidades (características que hacen atractivas las ciudades) que presentan; y las desamenidades (elementos que hacen poco atractivas las ciudades, como un puerto contaminante en el medio de ésta) existentes, por sólo mencionar algunas razones.

Cuarto, el eslogan de que son buenas inversiones para personas que buscan comprar su primera vivienda implícitamente sugiere que, pagar cerca de 60 millones por una mediagua vertical, es un negocio redondo. Ni la potencial nanopiscina que podría encontrarse en esos edificios, ni la nanovista son suficientes para defender la compra. Esto es sólo muestra de la nanopreocupación por el buen vivir de las personas, por parte de quienes defienden los nanodepartamentos.

Quinto, los intereses de quienes promueven la “nanoficación” está directamente relacionada con las burbujas inmobiliarias que existen en Chile, producto de la financiarización de la vivienda por parte de grandes inmobiliarias y otros especímenes parasitarios[5][6][7]. Eso ha llevado a múltiples procesos de gentrificación (expulsión de pobres por ricos) de zonas que son “regeneradas” por esos proyectos inmobiliarios y/o la creación de guetos verticales. Así, y aprovechando que se acerca Halloween, mientras que la Corte Suprema recientemente declaró ilegal algunas de estas aberraciones construidas en Estación Central[8], nuestros entusiastas emprendedores inmobiliarios insisten en continuar su construcción, disfrazándolas de “nanodepartamentos” a la moda.

Sexto, el discurso de que los nanodepartamentos podrían ser soluciones al déficit de vivienda, esconde que este problema ha empeorado por (cierre los ojos y trate de adivinar): las mismas inmobiliarias, producto de su ampliamente investigada (y anteriormente mencionada) especulación[9][10][11]. La nanoproducción de espacios es una vieja forma[12] de vulnerar los derechos a la vivienda y ciudad a través del despojo de los más pobres, a través de procesos de acumulación por desposesión[13]

Hay muchos más argumentos en contra de la nanoproducción del espacio, pero el más poderoso sigue siendo nuestro sentido común. ¿Quisiera usted realmente, de todo corazón, con toda sinceridad, pagar casi 60 veces más de lo que vale una mediagua[14] por una nanovivienda? ¿Es así como imaginó su primer hogar? ¿O será que esta es otra estrategia de marketing por parte del sector inmobiliario, para pagarse sus megamansiones con nuestros flamantes, nuevos y caros nanodepartamentos? Usted dirá, pero luego no diga que no se lo advertimos.

[1] https://t.co/LhpmxIOcHC

[2] http://www.plataformaurbana.cl/archive/2010/05/26/el-proceso-de-asignacion-de-una-mediagua-o-vivienda-social/

[3]https://www.un.org/en/development/desa/population/publications/pdf/trends/ProgressOfPopulations/14.pdf

[4] https://www.bbc.com/news/magazine-22152622

[5] https://ciperchile.cl/2019/07/12/viviendas-a-precios-demenciales-causas-y-responsables/

[6] https://ciperchile.cl/2019/07/22/vivienda-a-precios-demenciales-2-por-que-es-necesario-que-el-estado-regule-los-precios/

[7] https://ciperchile.cl/2019/08/01/viviendas-a-precios-demenciales-3-como-controlar-los-precios-sin-destruir-el-mercado/

[8] https://www.eldinamo.cl/nacional/2019/09/06/corte-suprema-declara-ilegales-guetos-verticales-de-estacion-central/

[9] https://ciperchile.cl/2019/07/12/viviendas-a-precios-demenciales-causas-y-responsables/

[10] https://ciperchile.cl/2019/07/22/vivienda-a-precios-demenciales-2-por-que-es-necesario-que-el-estado-regule-los-precios/

[11] https://ciperchile.cl/2019/08/01/viviendas-a-precios-demenciales-3-como-controlar-los-precios-sin-destruir-el-mercado/

[12] Estudiada en profundidad por las disciplinas de Estudios Urbanos, Estudios de Planificación y Geografía Económica.

[13] https://www.jstor.org/stable/10.13169/worlrevipoliecon.8.4.0590?seq=1#page_scan_tab_contents

[14] https://www.mediaguachile.cl/

https://www.diarioantofagasta.cl/opinion/columnas/109178/nanodepartamentos-en-antofagasta-defendidos-con-nanoargumentos/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s