Fragmentación de la información en Chile y la necesidad por descentralizar el conocimiento

por José Francisco Vergara

El medio digital El Quinto Poder ha publicado una columna del Subdirector del ORDHUM, José Francisco Vergara, sobre  los desafios y oportunidades que presentan el manejo de datos y fuentes, resaltando la necesidad de terminar con la fragmentación de información en Chile.

Publicación en El Quinto Poder disponible aquí.

En la actualidad, el mundo del conocimiento se enfrenta al desafiante escenario planteado por lo que se conoce como el Big Data, una red planetaria de información disponible para el análisis de la sociedad. Gracias a la masificación de internet, cada vez existe mayor cantidad de fuentes para comprender la conducta de las personas y esto podría tener una implicancia directa en políticas públicas. Para esto, los gobiernos a nivel mundial y las entidades dedicadas a la comprensión de la sociedad, están abocados a usar estas fuentes, pero resguardándose de lo que se ha llamado infoxicación o infobesidad, es decir, el exceso de información que podría llevar a tomar malas decisiones que afecten a muchos. Para evitar este problema, es que diversas entidades están buscando métodos para manejar de manera eficiente la abrumadora existencia de datos a la hora de generar conocimiento y mantener una dieta equilibrada de información para políticas públicas.

Precisamente, el sociólogo Zygmunt Bauman, planteaba que la principal problemática de este fenómeno sería la incapacidad de las instituciones para orientar y liderar los pasos de una sociedad que se conectó globalmente y que ahora no necesariamente se deja influir por una figura inspiradora de un político o un líder, sino que busca directamente la información dura y concreta para tomar una postura. La pregunta recae, entonces, en las instituciones democráticas y en cómo generar métodos para aprovechar esta disponibilidad de datos para avanzar hacia una mayor democratización de las decisiones. Sin mediar una gran revolución, el volumen de datos disponibles y su transformación en políticas públicas seguirá dependiendo de un correcto análisis por parte de actores públicos y privados. Como lo plantea Alvin Toffler, uno puede usar todos los datos cuantitativos que quiera, pero de todas maneras se tendrá que usar la inteligencia y el juicio para decidir qué hacer con ellos. De a poco, este problema se va instalando en Chile, tanto como problema y oportunidad.

En nuestro país, uno de los principales problemas que enfrentamos los investigadores en ciencias sociales es, precisamente, la fragmentación de los datos. Esto quiere decir, que cuando intentamos desarrollar algún análisis o evaluar ciertos resultados de políticas públicas, nos encontramos con información pública que se presenta a partir de diferentes metodologías o fuentes y que, en ocasiones, para un mismo tipo de dato se usan bases diferentes. Esto hace que, si bien el Gobierno es una fuente oficial, cada dependencia también tiene una forma particular de trabajar con la información, lo que en ocasiones puede causar descoordinación y confusión. Entonces, dentro del gobierno existen también diversas fuentes oficiales.

Desde la implementación de la Ley de Transparencia, el flujo de datos que emana desde las entidades públicas se ha acelerado fuertemente lo que es altamente beneficios para la investigación. Sin embargo, muchas veces esa información no es canalizada y termina siendo pública únicamente para quien la solicita. Esto es fácilmente mejorable y vemos como el proceso ya está en marcha. Al respecto, el Observatorio Regional de la Subsecretaría de Desarrollo Regional busca avanzar en la dirección correcta; construyendo un canal integral donde se reúne la información pública para facilitar el acceso a datos públicos.

En una reciente visita del Observatorio Regional a la ciudad de Antofagasta, el Instituto de Economía Aplicada Regional (IDEAR) de la UCN pudo plantear sus miradas de este proceso y contribuir con ideas para ayudar a mejorar este observatorio. En el evento celebrado el 18 y 19 de octubre del presente año, pudimos discutir alcances y visiones sobre las potencialidades de este instrumento y avanzar hacia una colaboración en la producción y difusión de datos de interés público que apunten a tomar mejores decisiones en materia de política pública y, principalmente, contribuir hacia la descentralización. Creemos, firmemente, que dicha descentralización parte por el conocimiento y la información.

Es de esperar que esfuerzos como el Observatorio Regional sean canales eficientes para conducir los datos producidos públicamente y se conviertan en instrumentos de toma de decisión, aboliendo toda posibilidad de caer en una situación de infobesidad mórbida.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s