¿Por qué llegó Trump?

Por Luis Miguel Rodrigo
Doctor en Sociología y académico del Departamento de Economía de la UCN.

Creo que la mayoría de los medios de comunicación están ayudando muy poco a que la gente comprenda qué ha ocurrido en EEUU. Se están centrando, principalmente, en las características del personaje (autoritario, machista, racista, demagogo, etc.) y en los valores o prejuicios de sus votantes (conservadores, xenófobos, ect.). Sin embargo, se está dejando de lado el proceso socioeconómico que ha generado esta situación. Lo que la mayoría de los medidos llaman “voto populista” (como si ese concepto explicase algo) son básicamente clases trabajadoras enfadadas. La ex-clase obrera industrial y las ex-clases medias que disfrutaron desde los años 50s de una materialidad creciente y han visto cómo partir de los años 80s, con la llegada al poder de Ronald Reagan, se han precarizado progresiva y constantemente sus condiciones laborales y de vida. La pérdida de salario, trabajos, derechos sociales, derechos laborales, sindicalización, etc., no fue revertida ni atenuada por ninguno de los presidentes que llegaron después, fuesen éstos demócratas o republicanos. Curiosamente, cuando los medios nos recuerdan el nazismo (noticias, documentales, etc.) igualmente tienden a enfocarse en la personalidad de Adolf Hitler, la Gestapo, el Holocausto o la guerra, pero muy rara vez se fijan en la crisis económica que sufrió Alemania en 1929. Sin la miseria y el resintiendo que generó esta crisis en la sociedad alemana no se puede entender que el partido Nazi ganará las elecciones de 1932.

La teoría del cambio de valores de Inglehart, comprobada en múltiples países, nos indica que los valores de las personas dependen fuertemente de la sensación de seguridad económica, física y social. Las sociedades inseguras, desarrollan valores defensivos para intentar incrementar su sensación de seguridad. Los discursos nacionalistas, chovinistas, racistas, xenófobos y machistas, son, qué duda cabe, construcciones defensivas, muros simbólicos que levamos ante el miedo y la inseguridad. No es casualidad que los estudios siempre señalen que son los grupos sociales más desfavorecidos y vulnerables los que más utilizan este tipo de discursos defensivos.

En relación con lo anterior, lo que hizo Trump, fue ir a los que en otro tiempo fueron los  Estados  industriales de EEUU, hoy en decadencia, y prometer a sus clases trabajadoras que expulsaría a los inmigrantes latinoamericanos (menos competencia laboral) y que traería de vuelta a todas las industrias que se fueron al extranjero buscando ahorrar en salarios. En resumen, más trabajo y mejores salarios, es decir, mayor seguridad socioeconómica.  Es posible que Trump sea un demagogo que sólo hizo esas promesas para ganar las elecciones, pero claramente tocó el nervio del principal problema que acosa desde hace décadas a los trabajadores norteamericanos, la precarización de las condiciones de vida de una clase social que recuerda haber vivido mejor y lleva años acumulando frustración. Por eso creo que hoy deberíamos estar hablando sobre las políticas económicas que  provocaron esta situación. Desde mi punto de vista, Trump no es la enfermedad, es sólo un síntoma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s