Reclamando el derecho de no tolerar a los intolerantes

Martín Arias
Director ORDHUM

En los últimos años ha aumentado preocupantemente el racismo y xenofobia en la ciudad, la región y el país. Esto se ha cristalizado de manera extrema en algunos medios nacionales, tales como el escandaloso reportaje de Chilevisión, “Sicarios de Importación”. En este, se caricaturiza a los inmigrantes colombianos como potenciales sicarios, lo que resulta totalmente inaceptable, puesto que estigmatiza injustamente a un grupo de personas que ya tiene que lidiar con la cultura del miedo y rechazo a los inmigrantes cada día.

Un país desarrollado es un país tolerante, donde se acoge a los inmigrantes y se les entregan las condiciones para que puedan tener un buen vivir. En Chile, el clima xenofóbico actual tiene una génesis en las políticas inapropiadas del estado chileno para entregar unas condiciones mínimas a los trabajadores. Los sueldos bajos del país y el maltrato explícito (desmovilización sindical) e implícito (pensiones miserables) a los asalariados más pobres, han promovido el rechazo visceral de éstos hacia los migrantes, puesto que perciben su presencia como una amenaza a sus oportunidades laborales.

Chile ha sido fundado sobre varias olas migratorias, desde los españoles de la colonia, a las migraciones más recientes de alemanes, croatas y chinos que han contribuido de manera fundamental al crecimiento de la región y el país. Asimismo, todos los inmigrantes son primeramente personas: son hijos, abuelos, madres y hermanas, con aspiraciones y fortalezas. Todos han tomado la difícil decisión de dejar su tierra, y muchas veces sus familias y amistades, para probar suerte en una tierra desconocida. Si alguien alguna vez ha estado en esta situación sabe perfectamente lo difícil que puede ser.

Así, cuando un canal de televisión crea mitos sobre una población específica, es extremadamente grave, puesto que no sólo demuestra una falta de profesionalismo absoluto, sino un desprecio por los derechos humanos fundamentales y un desconocimiento total de la historia del país, retrasándolo en su avance al desarrollo.

Sin embargo, existe una arista muy positiva de esta situación: la reacción de la Mesa Intercultural de Antofagasta y de la población en las redes sociales, denunciando los excesos del reportaje. En este sentido, toma relevancia la frase de Karl Popper: “debemos reclamar, en nombre de la tolerancia, el derecho a no tolerar a los intolerantes”, puesto que los intolerantes tienen una tendencia a promover sus ideas falsa y violentamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s