Emprendimiento en Chile: ¿El lugar importa?

por Felix Modrego

En Chile hay municipios que tiene 14 veces más empresas per cápita que otros y las diferencias en las tasas anuales de formación de nuevas empresas van desde menos de 1 a cerca de 33 nuevas actividades por cada mil habitantes. Ante tales diferencias territoriales cabe preguntarse: ¿qué importancia tienen las condiciones del contexto local para explicar la propensión a emprender?  En otras palabras, ¿hay lugares más favorables que otros para emprender? La evidencia científica indica que sí, pero aún resulta necesario saber si en Chile las diferencias se explican por características económicas, sociales o institucionales del entorno local o más bien por diferencias locales en la cantidad de emprendedores.

Los Departamentos de Economía y Administración de la UCN en el marco del proyecto Fondecyt “Geografía del emprendimiento en Chile” analizaron los factores que afectan el desempeño de los emprendedores (empleadores o autoempleados) y la propensión de las personas a emprender. Se analizó la importancia de una serie de factores territoriales una vez que son tomadas en cuenta las diferencias individuales en características como educación, experiencia laboral, acceso a financiamiento o antecedentes de emprendimiento en la familia.

Los resultados indican que las condiciones territoriales explican una baja fracción de las diferencias de ingresos entre los emprendedores y también de la probabilidad de emprender (no más de un 10%). Es decir, son más importantes las diferencias individuales en términos de capital humano (educación, capacitación, experiencia laboral relevante) y acceso a financiamiento, redes y en general recursos de apoyo a la actividad emprendedora. Puesto simple: a emprendedores con similares niveles de educación, conocimiento del negocio, capacitación y acceso a recursos empresariales les irá más o menos igual, independientemente del lugar donde realicen sus emprendimientos.

Dados estos resultados, cabe preguntarse si se justifica invertir en programas de fomento al emprendimiento con una lógica territorial, o si por el contrario, los programas deben enfocarse en emprendimientos específicos independiente del lugar donde se desarrollen. Sin embargo, una mirada más profunda a los datos indica que hay fuertes diferencias en la localización del capital humano emprendedor y también de los recursos de apoyo al emprendimiento. Dicho de otra manera, las marcadas diferencias en los niveles de actividad emprendedora entre las comunas del país se explican en gran medida porque los emprendedores con los recursos y capacidades para emprender se concentran en lugares que ofrecen mejores oportunidades de formación y capacitación, acceso a infraestructura y servicios de apoyo, economías más dinámicas y ciudades con mejor calidad de vida.

En ese contexto, políticas territoriales de fomento al emprendimiento sí tienen un rol en promover entornos locales más creativos, innovadores y con mejores condiciones de apoyo para los emprendedores. Asimismo, las políticas de desarrollo regional y territorial también pueden hacer una diferencia en el cierre de las brechas territoriales de emprendimiento, al mejorar las condiciones económicas y de vida en las regiones y contribuir a volverlas lugares más atractivos para emprendedores locales y foráneos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s