Costos que enfrentan las universidades regionales

Dusan Paredes

Director Departamento de Economia UCN

La atracción y retención de doctores en investigación son condiciones necesarias, pero no suficientes, para garantizar la competitividad entre universidades chilenas. Basta mirar la proporción de doctores en las principales universidades del país para notar la relevancia de este factor en el quehacer docente e investigativo. Lamentablemente, no todas las universidades enfrentan los mismos costos para contratar a un doctor. En el caso de las universidades regionales, estas no solo deben equiparar los salarios nominales que ganaría un profesional en cualquier universidad de la competencia, sino también compensar la exuberante asimetría en amenidades y bienes públicos entre regiones y Santiago, así como también los costos asociados a la falta de interacción científica en dichas unidades regionales.
En cuanto a la compensación económica, la falta de servicios de salud y especialistas, carencia de colegios que destaquen a nivel nacional, altos costos en vivienda y recreación, solo por nombrar algunos factores, implica que las universidades regionales deban compensar monetariamente a dichos profesionales para ejercer a nivel local. Mas aun, dicha compensación debe ser creciente en el tiempo acorde dichas brechas en amenidades se acrecienten entre la RM y el resto del país. Incluso, sin incorporar el diferencial de precios entre las regiones extremas y Santiago, resultará significativamente más costoso mantener a este tipo de profesionales en cualquier universidad regional respecto a la RM.

 

En cuanto a lo segundo, es indudable que la conformación de grupos de investigación es una condición fundamental para la atracción de doctores hacia las universidades regionales. Esto implicaría que una contratación individual no garantizaría un escenario atrayente para realizar investigación, obligando nuevamente a las universidades regionales a incrementar sus montos de inversión. Esta falta de red puede ser asumida como una condición inicial que debe enfrentar cualquier universidad, regional o no, pero que indudablemente afecta la competitividad de los primeros planteles.

 

Ante dicho escenario, existe la necesidad inmediata de corregir los aportes a las universidades regionales en función de dichas estructuras de costos. Incluso, y más allá de un índice de precios regional, la compensación monetaria siempre desfavorecerá el crecimiento de las universidades regionales. Es urgente que las universidades regionales cuenten con similares montos, en términos reales y no nominales, para competir a nivel nacional y a la vez contribuir con su rol único en la formación de capital humano y generación de conocimiento a nivel local.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s